La Ley del Molle


Fuente Opinión 

POR: JOSÉ CASTELLÓN O. CASTELLONONOFRE@GMAIL.COM 29/06/2016 | 11:52
Cualquier proceso de urbanización trae consigo un impacto para la vegetación nativa, pues es una transformación del uso del suelo con la que se elimina lo originario del lugar y se introduce una infraestructura para el hábitat humano. Este impacto de alguna manera se mitiga con la planificación y reserva de una superficie destinada a la implementación de áreas verdes en la urbanización, con lo cual se intenta reponer, compensar o mitigar el impacto sobre la vegetación nativa

Pero, ¿dónde está la vegetación que debiera reemplazar a la vegetación nativa eliminada como resultado del proceso de urbanización? Hablando particularmente de una especie muy típica de los valles interandinos, el molle —Schinus molle—, presente a lo largo del valle de Cochabamba, no se sabe cuánto tiempo más existirá. A diario, sus ejemplares son talados y son objeto de eliminación debido a la fuerte expansión urbana en este otrora valle florido

Veamos por qué desaparece una infinidad de árboles de molle. Está claro que, donde el suelo es urbanizable, necesariamente los árboles deben ser extraídos para emplazar las construcciones, sin importar cuáles sean esas especies. Desde el 22 de octubre de 1991, el molle está protegido por la Ley No. 1278, que indica: “Declárase al Molle (nombre científico) Schinus Molle, el Árbol Símbolo de los Valles Interandinos de Bolivia (…). Queda prohibida para cualquier fin la tala de Molle de los Valles Bolivianos, de conformidad a la reglamentación que elabore el Poder Ejecutivo”

Al parecer, no ha sido suficiente promulgar una ley de protección del molle, pues, de todas maneras, son 25 años que han sido talados muchos ejemplares, y la compensación o el reemplazo no se hace evidente por la falta de seguimiento a la mitigación ambiental exigida

¿Habrá una forma de hacer respetar la reposición efectiva de esta especie protegida por ley? ¿Dónde está la reglamentación que tenía que ser elaborada por el Poder Ejecutivo de ese tiempo? Estas interrogantes deben ser respondidas por las autoridades ambientales de los gobiernos municipales del valle central de Cochabamba y el Gobierno Autónomo Departamental, pues es necesario proteger a esta especie nativa para que no desaparezca totalmente por su escasa población actual y el mínimo valor que la misma población le otorga.

Comenta

¡Deja tu comentario!

Notificación de
avatar
wpDiscuz